Venezuela, te deseo un feliz 2020

Con el fin de un ciclo comienza otro y en estas fechas se suceden análisis de lo que pasó en 2019 y qué pronósticos tiene cada cual para 2020. Unos aciertan y otros no, unos se comparan con lo que dijeron y otros prefieren no recordarlo.  
En este ocaso de 2019, le deseo todo lo mejor a los habitantes de Venezuela para el 2020, pero no me atrevo a hacer un pronóstico de mejora porque el sufrimiento humano puede extenderse hasta límites inconcebibles.
Venezuela se ha convertido en un estado fallido en grado extremo bajo la égida de dos personajes a los que la Historia debería juzgar como “criminales de estado”. En pocas ocasiones un país tan pródigamente bendecido con recursos naturales (tiene el mayor yacimiento de petróleo del mundo) ha sido capaz de destrozar las vidas de sus habitantes sumergiéndolos en la más atroz supervivencia en el día a día. 
Una prueba de ello es que el país ha caído en una dolarización salvaje y descontrolada. Su moneda nacional, el bolívar, ya vale menos que nada. En mayo, un huevo de gallina costaba lo mismo que 93 millones de litros de gasolina. Muchas necesidades del día a día se negocian a través de trueques, como hace miles de años. No hay confianza en nada que represente al estado y se ha vuelto a las formas casi tribales de relación basadas en la cercanía, cuando no se vive de ser parte del régimen a costa del resto.

Venezuela es una dolorosa evidencia de que el progreso económico no es un camino de una sola dirección y que todo (todo) depende de las instituciones que nos gobiernen y de las personas que están al frente. 

Todo esto lo explica mucho mejor y en detalle Andrés González Martín, teniente coronel de Artillería y analista del IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos), cuyo reciente artículo reproduzco debajo copiándolo al completo y a quien agradezco su clarificador análisis.
Ahora que Venezuela vive los peores momentos de su historia reciente, le deseo de corazón lo mejor al pueblo venezolano en 2020 y que cambie su suerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enrique Titoshttps://www.elalcazardelasideas.es/
Enrique Titos Martínez, (Granada, 1960). Casado y padre de 4 hijos. Economista graduado en UAM Madrid, postgrado en IESE Business School y en Kellogg Business University (EEUU). Ha desarrollado una trayectoria directiva en seis grupos financieros, el último en Barclays Europa y siempre relacionado con áreas financieras, de tesorería y seguros. Actualmente realiza consultoría e inversiones en proyectos relacionados con cambio de modelos de negocio por razón de la tecnología, tras reorientarse con cursos sobre Fintech y Criptomonedas en el MIT, formaciones digitales y de consejos de administración en The Valley DBS y Escuela de Consejeros. Es Consejero Asesor en la empresa Fellow Funders, Consejero Independiente de QPQ Alquiler Seguro SOCIMI y promotor de Consejos Asesores de Innovación Abierta (CAIA) en compañías establecidas como CASER Seguros. Miembro del Consejo Académico de la Fundación Fide, Director del Grupo Dinero Digital y Sistemas de Pago de Fide, Jurado de los Premios Knowsquare y fundador del Club de Lectura Know Square, y del Cineforum Mensajes de Cine.

Suscríbete a nuestras publicaciones


Loading

Otros artículos

Más información del autor

Principios y ética de la Inteligencia Artificial

Muchos piensan que la primera oleada tecnológica de la Humanidad comienza con la Revolución Industrial, pero incluso en ella hubo mucho de una ayuda...

El valor de la atención

La atención, nuestra atención, está cada vez menos bajo nuestro control. Todo el mundo la quiere y la vamos perdiendo. Vivimos rodeados de distracciones...

El trecho entre la ciencia y la ciencia ficción se acorta

El hombre es una asombrosa creación porque tiene la capacidad de imaginar el futuro. Es el ser más curioso de la naturaleza. Su capacidad...

La inteligencia artificial es una inteligencia idiota

Un hombre, en este caso un escritor, Mario, y luego Vargas Llosa, ha empezado su gran despedida. De las novelas, de las columnas, de...
Idiomas