Trampa de Tucídides tecnológica

En el momento de escribir estas líneas, las previsiones contemplan que el PIB de China va a crecer en 2020 a una tasa en el entorno del 2%. Conseguiría así evitar la recesión que algunos organismos internacionales anticipaban en los peores momentos de la pandemia. Es obvio que resulta imposible avanzar al ritmo del 6% previsto con anterioridad, pero si tenemos en cuenta que otros bloques como EEUU, Japón o el Área euro van a caer entre un 4% y un 8%, se constata la capacidad de resistencia de la economía china. En consecuencia, un año más va a recortar su distancia frente a EEUU y a agrandar la que le separa desde 2009 de Japón o del Área euro desde 2014. En el camino hacia el liderazgo económico de China, el COVID19 no sólo no ha supuesto una ralentización, sino todo lo contrario: una aceleración. ¿Y en su liderazgo geoestratégico? ¿y en el tecnológico?

Evolución del PIB (Base 100: 4T19)


Fuente: Amundi

A entender la situación actual en estos aspectos ayuda el excelente libro de Fidel Sendagorta. “La crisis del coronavirus ha propiciado una ocasión de oro a China para desplegar todo su aparato propagandístico y pasar de estar a la defensiva, teniendo que justificar el encubrimiento inicial del brote de la pandemia en Wuhan, a lanzar una ofensiva en todo el mundo para demostrar la eficacia de su sistema y su generosidad. Pekín ha manifestado una vez más su agudo sentido de la oportunidad o shi en la terminología estratégica china para no desperdiciar esta crisis, utilizándola a fondo para expandir su estrategia”.

https://youtu.be/qOKY3r1wpys


Tras los errores del S-XIX, cuando China rechazó las innovaciones tecnológicas occidentales del momento, lo que provocó un retraso en su desarrollo que derivó en el “Siglo de la Humillación”, ahora tiene un plan a largo plazo. Éste culminará en 2049, 100 años después de la recuperación de su soberanía política y de la constitución de la República Popular, con una meta clave: convertirse en el líder mundial. Cien años, sí. Eso es pensar a largo plazo (China tiene un sentido oriental del tiempo[1]). “China es el único país que está persiguiendo un objetivo político a largo plazo”.

Estamos ante una pugna por la hegemonía global que vuelve a tener a la tecnología como eje central[2]. Tras la victoria de EEUU en la Guerra Fría, en la Guerra Tecnológica China es un rival que le está sacando ventaja en varios frentes. Uno de los más claros es la tecnología 5G. La explicación en el capítulo 4 es muy esclarecedora[3].

“China está avanzando con rapidez para convertirse en una gran potencia tecnológica y para ello hace unos de todos sus instrumentos, algunos legítimos y otros cuestionados por implicar una competencia injusta”.

Para conseguir el objetivo de ser líder mundial en 2049 China ha establecido, bajo el mandato de Xi Jinping, dos pilares:


    (1) “Made in China 2025” que tiene como objetivo conducir a China al liderazgo mundial en diez sectores de tecnología punta: automatización y robótica, aeroespacial y aeronáutica, ingeniería oceanográfica y transporte marítimo, tren de alta velocidad, vehículos eléctricos, equipos de producción eléctrica, maquinaria agrícola, nuevos materiales, productos farmacéuticos y equipos médicos y tecnologías de la información.

       (2)Iniciativa de la Franja y la Ruta” o “Nueva ruta de la Seda”, como resultado de la unión en 2015 de la “Franja Económica de la Ruta de la Seda” (One Belt) presentada en 2013 y de la “Ruta de la Seda Marítima para el siglo XXI” (One Road). 

Fuente: The Economist

 

China, por lo tanto, ha cambiado de estrategia: “ahora tiene una gran confianza en sí misma y ha dejado atrás la consigna de Deng Xiaoping de esconder sus capacidades y ganar tiempo”.


A lo largo del libro el autor nos recuerda la trampa de Tucídides (Graham Allison, 2015), es decir, la relación entre una potencia hegemónica y otra en ascenso. Que, por cierto, no es Europa.

Una buena parte del libro está dedicada a analizar el papel de la Unión Europea, claramente secundario, y a provocar la reflexión sobre la postura que debería adoptar. En la Guerra Fría lo tuvimos claro: con EEUU. Ahora no es tan evidente, en parte porque tenemos la sensación de que EEUU no está tan interesado en nosotros o, incluso, nos pone trabas (aranceles comerciales[4]). Aun así, nos exige que nos posicionemos lo antes y lo más claro posible. Y aunque los lazos políticos, culturales e ideológicos se han podido debilitar, está claro que son más fuertes que los que podemos tener con China. Como señala Andrew Small: “la prueba de fuego será si Europa y EEUU son capaces de repensar la propia relación transatlántica a la luz del resurgimiento de China”.

¿Cuál debe ser el posicionamiento de la UE con China? ¿Debemos considerar a China como un competidor económico, como un rival sistémico, como un socio comercial, como un aliado militar? El autor recuerda la frase del exministro de Asuntos Exteriores de Alemania Sigmar Gabriel: “Europa no puede comportarse como un vegetariano en un mundo de carnívoros”. Menos cuando China ha materializado en los últimos años varios proyectos de inversión directa muy relevantes (analizados en el libro) como la compra de la empresa neerlandesa de semiconductores NXP, de la alemana Kuka (robótica), de varios puertos, entre ellos el del Pireo en Grecia, del 23,3% de Energias de Portugal (EDP) por parte de China Three Gorges (CTG). Todo ello sin olvidar la presencia de China General Nuclear en el Reino Unido.

Atención a cómo China se está posicionando en los Balcanesaprovechando el vacío político en el que se encuentran varios países de esta región sin una perspectiva clara de adhesión a la UE. “Ahora que China inicia su penetración con incentivos económicos, la competición geopolítica se hace más intensa, con Moscú y Pekín cooperando entre ellos para contrarrestar la influencia occidental en la región”. La presencia de China en el ferrocarril Hungría – Serbia es todo un ejemplo.

Parece que China quiere romper el vínculo transatlántico y destacar el concepto de Eurasia. Quiere una Eurasia más integrada”. Pero “a diferencia de Rusia, las acciones chinas no tienen la intención de desestabilizar a los países europeos. Una Europa estable favorece el interés chino, ya que promueve un entorno propicio para la inversión y contribuye a avanzar hacia un orden multipolar, que en la doctrina china se interpreta como el orden posthegemónico de EEUU”.

“El propósito de este ensayo es analizar cómo el impacto del nuevo poder de China se está dejando sentir en Europa, los desafíos que plantea y las respuestas europeas”.

En Occidente siempre hemos pensado que el crecimiento y desarrollo de China llevaría a ese país a una adopción de nuestro sistemapolítico, de nuestra forma de pensar, de nuestros valores, de nuestro modelo. Como si el nuestro fuera el mejor y adoptarlo significara la culminación de una carrera. Pero esa “homologación” no se está produciendo en el caso de China o, al menos, con muchos elementos muy diferenciales. “China no avanza hacia una economía de mercado ni hacia el liberalismo político”. China tiene su propio modelo: un “socialismo con características chinas”, “un capitalismo de Estado dirigido por un partido comunista”, un “autoritarismo fragmentado”, “una autocracia con la más eficiente economía del mundo y la segunda de mayor tamaño”. China es “un sistema meritocrático para el reclutamiento de sus funcionarios, un partido disciplinado, una fuerte ética del trabajo y un énfasis en la educación como medio para ascender en la escala social”, señala el autor. “Jamás seguiremos el camino del constitucionalismo occidental, no de su separación de poderes, ni de su independencia judicial” afirmó el presidente Xi Jinping.

Nos sorprende, y mucho, porque pensamos que nuestros valores tienen un atractivo universal. Pero “hemos caído, de nuevo, en la propensión occidental de ver el mundo a través de nuestras anteojeras, pensando que los demás piensan como nosotros ante fenómenos que nos parecen similares”. Estas son palabras de Josep Piqué extraídas del excelente prólogo. “China no pretende exportar su modelo, como sí lo hemos intentado los occidentales o los soviéticos”. Muy de acuerdo. También opina así el autor: “los chinos piensan que lo que es bueno para ellos no funciona necesariamente para el resto del mundo”. La duda es si no lo pretende y si no lo piensa, respectivamente, de momento.

Su extensión (175 páginas) es otro atributo diferencial de este libro que evita repeticiones, redundancias y reflexiones superfluas. Todo aquí es útil, es grano.

Como también lo es el reconocimiento de las vulnerabilidades, territoriales y tecnológicas. Por ejemplo, en el área de los semiconductores, que dependen de las importaciones en más de dos tercios (y, en concreto, de seis empresas, tres de las cuales tienen su sede en EEUU). En las territoriales, dos de las debilidades más importantes son la dependencia del estrecho de Malaca para la mayor parte de sus importaciones de gas y petróleo procedentes de Oriente Medio, África y Asia Oriental y la proliferación nuclear de Corea del Norte.

En conclusión, ha finalizado el “Orden Kissinger” (Rachman, 2009) esto es, el consentimiento (e incluso auspicio) de EEUU en la década de 1970 del ascenso de China. Porque una cosa es aceptar el ascenso y otra muy distinta el “sorpasso”. EEUU lo tiene claro, ¿Y Europa? “Parece más un objeto que un actor dispuesto a utilizar sus activos para ganarse el respecto de los demás” (Jose Joffe). Propuesta del autor: “Un objetivo estratégico de la UE debería ser una mediación activa entre China y EEUU para preservar los mejor de la interdependencia y sus beneficios económicos y sociales, al tiempo que se tratan de limitar los riesgos de seguridad que implica la dependencia mutua”.

Lo dicho, un excelente ensayo para reflexionar sobre esta cita de Lee Kwan Yew tan expresiva: “La escala de la alteración que ha supuesto China sobre el equilibrio del poder mundial es tal que el mundo debe encontrar un nuevo equilibrio”.


[1] Además, a lo largo de su larga historia ha vivido tanto épocas de esplendor y prosperidad como de decadencia y destrucción. Tienen una “visión circular del pasado”. En su corta historia, EEUU solo ha conocido el camino ascendente hasta su actual posición de liderazgo mundial.

[2] Deng Xiaoping tenía una prioridad ya desde 1978: la ciencia y la tecnología. Por su parte, Xi Jinping señaló en 2013 que “la tecnología avanzada es el arma más afilada del Estado moderno”.

[3] Así como la pregunta ¿por qué no se fusionan Nokia y Ericsson para crear un “campeón europeo”?

[4] Otros ejemplos es la falta de un compromiso firme con la OTAN o el apoyo a algunos líderes europeos nacionalistas. Si bien es cierto que gran parte de este cambio está vinculado a Trump, es un hecho incontestable que se ha producido. “La rivalidad con China se ha convertido en el principio organizador de la política exterior de EEUU y los europeos tendrán que interiorizar que sus relaciones con EEUU van a estar determinadas por esta cuestión cualquiera que sea el color de la Administración que ocupe la Casa Blanca”

David Cano
David Canohttps://www.elalcazardelasideas.es/
David Cano Martínez 46 años, casado y con 3 hijos. Licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y Máster en Finanzas Cuantitativas por Afi Escuela de Finanzas es socio de Analistas Financieros Internacionales y Director General de Afi Inversiones Globales, SGIIC, empresa especializada en la gestión de carteras y el asesoramiento a inversores institucionales, fondos de inversión y fondos de pensiones. Más de 20 años de experiencia profesional en análisis económico internacional y gestión de carteras. Coautor de una docena de libros de mercados financieros y economía y de más de un centenar de artículos sobre macroeconomía, gestión de carteras, activos financieros, fondos de inversión, derivados, política monetaria y finanzas empresariales. Es profesor de los más prestigiosos centros de postgrado en finanzas españoles, entre ellos, Afi Escuela de Finanzas, y colabora habitualmente en los medios de comunicación. Tweco en la sección mercados financieros de forma ininterrumpida desde 2016 (@david_cano_m). Miembro del jurado de los premios Knowsquare y del Club de Lectura Know Square. Fundador del grupo de reflexión Los Siete del Prado (L7dP).

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

La España vacía

Hay un trasfondo profundo en la España vacía que va más allá de la despoblación del campo, que lleva produciéndose desde hace más de...

Fragmentación de internet y dependencia tecnológica

Hay muchas cuestiones que perturban en el mundo de hoy, y como se dice, las hay más públicas, mientras otras ocurren más bien bajo...

Hábitos y cultura

Hablar de hábitos es adentrarse en el comportamiento profundo de las personas. No son pocos los autores que han teorizado sobre la importancia de...

El auténtico problema de los tres cuerpos: EE. UU, China y Rusia

Un poco de física: el problema de los tres cuerpos En física hay una conocida teoría que dice que es fácil predecir la trayectoria de...
Idiomas