Reducción del dinero en efectivo

La eliminación de los billetes de alta denominación (500 EUR, 100 USD, 1.000 CHF, etc) es un tema que me interesa y que apoyo. Es una de las vías para limitar la economía sumergida, cuyo peso oscila entre el 7% del PIB en EEUU, Suiza o Austria y el 19% en España e Italia, el 25% en Grecia o el 29% en Turquía.


El último libro de Kenneth Roggoff (The Curse of Cash, Princeton University Press) lo avala, con abundantes datos que demuestran la relación entre billetes en circulación y “economía B”. 


Pero también entre el volumen de billetes (entre el 2% y el 20% del PIB) y el grado de desarrollo de un país. De nuevo, no es casual que los países escandinavos sean el paradigma del reducido volumen de billetes circulando por las calles. Bueno, eso de “circulando” es un decir. En España, la media es que cada uno de nosotros tengamos unos 2.500 EUR en billetes y monedas. Sí, efectivamente, a partir de ahora usaré este dato para escenificar lo en ocasiones poco representativa que es la medida aritmética. Y lo “estancados” que deben estar un buen número de billetes de 200 y 500 EUR (por cierto, buena noticia que el BCE ya no vaya a emitir más de los de mayor denominación). Acabar con los billetes sería bueno hasta…. ¡para reducir la propagación de enfermedades infecciosas!


Como nos tiene acostumbrado este brillante economista (y Gran Maestro de ajedrez) el libro está plagado de datos y ejemplos. Como unos de los primeros casos de la historia de hiperinflación provocada por el ingente aumento del número de billetes en circulación. No, no me refiero a la Alemania de 1923 (¡22 millardos!), sino a la China del S-XIII- y XIV. Repasa el final del patrón oro (supongo que nadie a estas alturas duda de que tras los billetes y monedas no hay nada, solo confianza en su uso, sólo el “carácter fiduciario” – fiat money) y advierte del error en el que están aquellos que propugnan la vuelta al mismo (recuerda cómo uno de los errores más importantes de Churchill fue decidir que la libra regresa tras abandonarlo en la I Guerra Mundial).

El tema es interesante, sí, pero no sé si da como para un libro. Por eso Rogoff lo completa aportando su punto de vista sobre la política monetaria no convencional. La liaçon: la dificultad que pueden tener los bancos centrales para implantar tipos negativos ante la posibilidad de que los ahorradores opten por sacar su dinero de las cuentas corrientes y lo atesoren en billetes de alta denominación. Creo que son dos libros diferenciados, pero ante el nivel intelectual del autor, bien vale aceptar un 2×1.

Por cierto, entre sus páginas guardaré el billete de 5 GBP que compré en el Banco de Inglaterra el pasado 11 de octubre. Lo más relevante (además de lo barato que me salió por el tipo de cambio 0,90 GBP/EUR) es el material del que está hecho: plástico.



7 COMENTARIOS

  1. Además del coste "friccional" que tiene el dinero en efectivo, ya innecesario en un mundo primero dominado por las tarjetas de credito y cada vez más por los pagos móviles, hay otra variante del dinero que creo que será cuestionada en un futuro no lejano. Es el llamado dinero fiat, que los bancos privados multiplican a través de la reserva fraccionaria. Los bancos están creando cada vez menos dinero , y la propia creación de dinero ha dado lugar a burbujas que estallan de forma descontrolada. Eso dará para un post próximo. Hablaremos de tecnología y finanzas.

  2. Efectivamente Enrique. El multiplicador monetario es una de las variables que más se han ajustado a la baja en la crisis… ¡y que más subieron entre 2003 y 2007, favoreciendo así las diversas burbujas! A la espera de ese post que prometes sobre tecnología y finanzas. Mucho hablaremos del fintech!

  3. Gracias David por tu interesante aportación.

    En mi opinión esto no ha hecho más que empezar, el dinero en efectivo está llamado a desaparecer, entre otras razones porque es el refugio clásico del dinero poco transparente.

    Ahora bien, esta desaparición va a ir a cambio de una perdida aun mayor de la intimidad individual, ya va a ser difícil que no quede rastro de una compra o un servicio que hemos querido hacer. El control que se tiene de todos nuestros movimientos es cada vez mayor…..el uso que se le da a toda esa información va a ser cada vez más relevante.

  4. Gracias por el post, David. Se queda uno con ganas de más.
    Leí en algún lugar hace tiempo el efecto inflacionario que tiene el hecho de que el Euro sea una moneda frente al hecho de que el Dólar sea un billete (mayoritariamente) de papel. Entiendo que es un tema aparte, pero me parece que puede estar relacionado. ¿Tiene sentido?

  5. Así es Pablo. El precio de la eliminación de los billetes (al menos los de alta denominación) es que se pierde privacidad… pero si sirve para acabar con la economía sumergida, estoy dispuesto a pagarlo.

  6. Ángel: la verdad es que no he leido nada al respecto, pero no sé si me cuadra mucho. Una moneda fuerte ayuda precisamente al control de la inflación, mientras que una débil suele generar presiones inflacionistas (mira el caso de las economías emergentes!).

  7. Me refiero al formato de la moneda, como tal moneda metálica o en papel. Recuerdo que el artículo afirmaba que se respeta y se da más valor al papel y el metal se considera "calderilla", aparte de ser más fácil de perder.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

David Cano
David Canohttps://www.elalcazardelasideas.es/
David Cano Martínez 46 años, casado y con 3 hijos. Licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y Máster en Finanzas Cuantitativas por Afi Escuela de Finanzas es socio de Analistas Financieros Internacionales y Director General de Afi Inversiones Globales, SGIIC, empresa especializada en la gestión de carteras y el asesoramiento a inversores institucionales, fondos de inversión y fondos de pensiones. Más de 20 años de experiencia profesional en análisis económico internacional y gestión de carteras. Coautor de una docena de libros de mercados financieros y economía y de más de un centenar de artículos sobre macroeconomía, gestión de carteras, activos financieros, fondos de inversión, derivados, política monetaria y finanzas empresariales. Es profesor de los más prestigiosos centros de postgrado en finanzas españoles, entre ellos, Afi Escuela de Finanzas, y colabora habitualmente en los medios de comunicación. Tweco en la sección mercados financieros de forma ininterrumpida desde 2016 (@david_cano_m). Miembro del jurado de los premios Knowsquare y del Club de Lectura Know Square. Fundador del grupo de reflexión Los Siete del Prado (L7dP).

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

El retorno de la inflación

En este mismo blog hablé de los tipos de interés en dos ocasiones, al calor de los bajos niveles históricos que por distintas razones...

La paz justa de Wilson y el Tratado de Versalles de 1919

Cuando se avistaba la derrota de Alemania y sus aliados en los estertores de la I Guerra Mundial, era el momento para establecer las...

No es fácil saber vivir

No es sencillo saber cómo comportarse en sociedad, cómo interactuar con el resto de miembros del grupo, cómo afrontar los malos y los buenos...

China: tecno-socialismo e inteligencia artificial

El buen gobernante es amado y aclamado por sus súbditos.  El gobernante mediocre es universalmente temido.  El mal gobernante es generalmente despreciado. Como carece de credibilidad,...
Idiomas