Nuestra relación con las máquinas: cada vez más fuera de nuestro control

Hace tiempo que llevo pensando sobre cómo interactuamos con las máquinas o dispositivos cada vez más presentes en la vida diaria en cualquier ámbito, sea personal, profesional o social, y cómo estamos abocados a un cambio cuyas consecuencias más inmediatas son evidentes: vamos a dar aún más datos y los datos van a generar cada vez más acciones al margen de nuestra propia acción consciente.

“Es un debate entre la conveniencia que aportan las herramientas digitales y la pérdida de privacidad que implica su uso.”

Cronológicamente:

  • La comunicación entre seres humanos empezó con gruñidos y gestos en la época pre-sapiens. 
  • Posteriormente, el lenguaje oral fue sofisticándose dando paso a una comunicación más fluida. Con ello empezamos a enriquecer nuestra comprensión del mundo incorporando abstracciones cada vez más complejas. 
  • La llegada de la escritura abunda en ese proceso, y empezamos a usar las manos como elementos de expresión para plasmar nuestro pensamiento y crear “instrucciones” para otros. Creamos distintas expresiones artísticas como la pintura, la escultura o distintos objetos que nos rodean. Se expande el conocimiento y las relaciones.
  • Llega la época industrial y usamos cada vez más mecanismos e ingenios que funcionan por la acción de nuestras manos. 
  • Se inventa la máquina de escribir, que con pocos cambios evoluciona hacia el teclado del ordenador, que se convierte en primer periférico de entrada de datos y de ahí pasamos a portátiles, tabletas o teléfonos inteligentes.

Hoy estamos en la época del teclado

Máquina de escribir, teclado Microsoft, teclado Nokia, teclado iPhone

A partir del momento tres, hay un denominador común: nosotros introducimos la información cuando queremos y lo hacemos a través de esas extensiones de nuestros brazos que ninguna otra especie animal ha desarrollado tan efectivamente como la humana, con la excepción de los robots en procesos industriales. El famoso teclado Qwerty poco ha cambiado desde que Sholes lo inventó en 1863.

Ahora estamos dando un salto cuántico con la incorporación de asistentes de voz y tecnologías de reconocimiento facial (cara, voz, retina e iris en ojos, manera de andar, pisada, huella dactilar), que hacen “más natural” la conexión del hombre con la máquina. Es posible que cada vez nos comuniquemos más por voz, imagen y “huellas” de nuestra vida normal (dejo la comunicación por mente para las películas de ciencia ficción, de momento).

Y ahí entra el artículo que adjunto, donde Enrique Dans aporta una reflexión sobre el estado de la cuestión en el debate entre conveniencia y privacidad ante la creciente aplicación y las reacciones institucionales ante las técnicas de reconocimiento facial. Pero lo mismo aplica a los asistentes de voz que las grandes tecnológicas están desarrollando (Alexa en Amazon, Google Asistant en Google, Siri en Apple), ya que están en permanente modo de escucha hasta que el usuario conscientemente habla con ellos. Yo lo complemento con la llegada del Internet de las Cosas (IoT), que va a generar cada vez más acciones programadas por algoritmos o inteligencia artificial, al margen de nuestra acción consciente.

“Este es un debate que no ha hecho más que empezar.”

Enrique Titos
Enrique Titoshttps://www.elalcazardelasideas.es/
Enrique Titos Martínez, (Granada, 1960). Casado y padre de 4 hijos. Economista graduado en UAM Madrid, postgrado en IESE Business School y en Kellogg Business University (EEUU). Ha desarrollado una trayectoria directiva en seis grupos financieros, el último en Barclays Europa y siempre relacionado con áreas financieras, de tesorería y seguros. Actualmente realiza consultoría e inversiones en proyectos relacionados con cambio de modelos de negocio por razón de la tecnología, tras reorientarse con cursos sobre Fintech y Criptomonedas en el MIT, formaciones digitales y de consejos de administración en The Valley DBS y Escuela de Consejeros. Es Consejero Asesor en la empresa Fellow Funders, Consejero Independiente de QPQ Alquiler Seguro SOCIMI y promotor de Consejos Asesores de Innovación Abierta (CAIA) en compañías establecidas como CASER Seguros. Miembro del Consejo Académico de la Fundación Fide, Director del Grupo Dinero Digital y Sistemas de Pago de Fide, Jurado de los Premios Knowsquare y fundador del Club de Lectura Know Square, y del Cineforum Mensajes de Cine.

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

La España vacía

Hay un trasfondo profundo en la España vacía que va más allá de la despoblación del campo, que lleva produciéndose desde hace más de...

Fragmentación de internet y dependencia tecnológica

Hay muchas cuestiones que perturban en el mundo de hoy, y como se dice, las hay más públicas, mientras otras ocurren más bien bajo...

Hábitos y cultura

Hablar de hábitos es adentrarse en el comportamiento profundo de las personas. No son pocos los autores que han teorizado sobre la importancia de...

El auténtico problema de los tres cuerpos: EE. UU, China y Rusia

Un poco de física: el problema de los tres cuerpos En física hay una conocida teoría que dice que es fácil predecir la trayectoria de...
Idiomas