La nueva Stasi digital

Hoy adjunto por su interés texto traducido de un artículo de Financial Times (se necesita suscripción para acceder al original), al que otorgo el crédito completo de esta entrada. Aunque en la parte final hace recomendación de marcas comerciales me parece que la importancia de nuestra privacidad crecientemente perdida salvo que se nos excluya de la vida digital justifica esta licencia. Yo  no comparto el volver a teléfonos no inteligentes. Me niego a volver a la cueva. Pero algo severo tienen que hacer los poderes públicos que democráticamente hemos elegido para que no tengamos que defendernos individualmente de esa “Stasi digital” en que se están convirtiendo las grandes tecnológicas. Lo de China con el sistema de crédito social por supuesto es el nivel más avanzado de intrusión hasta el momento en la vida de las personas.

Los monopolios tecnológicos y los regímenes autocráticos apoyados en la tecnología y que manipulan las redes sociales son la mayor amenaza contra nuestras estupefactas democracias. Los subrayados y recortes al texto original son míos. 

“La última vez que estuve en el complejo de edificios de la era comunista en Normannenstrasse, estalló un motín a mi alrededor.
(…Dirigido por Erich Mielke, un veterano comunista, la Stasi fue una de las fuerzas policiales secretas más efectivas de la historia. Grabó conversaciones, opiniones, historias clínicas y, especialmente, cualquier contacto con extranjeros, en millones de archivos clasificados cuidadosamente numerados. Incluso archivó los olores de los disidentes. La Stasi dejó 160 km de archivos, expedientes y cintas a unos 6 millones de personas. Hannah Arendt, la escritora y filósofa, acuñó la frase “banalidad del mal” para describir el totalitarismo nazi, pero podría aplicarse a la Stasi.

Hoy en día, el complejo Normannenstrasse es un excelente museo, aunque completamente escalofriante. Entonces, con alivio, salí y caminé hacia la estación de U-Bahn bajo el brillante sol del final del verano. Qué maravilloso que la era de la vigilancia masiva e intrusiva haya terminado, pensé mientras sacaba mi iPhone para revisar Google Maps.

Y entonces me di cuenta. Esa era no había terminado en absoluto. Por el contrario, se había elevado a un nuevo nivel de volumen de datos, velocidad, eficiencia y, lo más sorprendente de todo, el cumplimiento voluntario en masa. Ahora yo, y todos con un teléfono inteligente, llevaba una Stasi digital en mi bolsillo. No solo estaba alimentando voluntariamente más datos personales de los que Mielke podría haber soñado, y para quién sabe dónde, había pagado varios cientos de libras por el privilegio.

(…)

(… Mi iPhone enviaba hora por hora detalles de mi ubicación y viajes, mis llamadas telefónicas, mi historial de navegación en Internet, mis contactos, amigos, examinando mis archivos y quién sabe qué más. Los servicios proporcionados por las aplicaciones fueron convenientes y gratuitos. Pero como dice el refrán, “Si no está pagando por el producto, entonces usted es el producto”.

Hemos sido mercantilizados, y felizmente. ¿Quién ha leído alguna vez una política de privacidad en una aplicación telefónica? Ya me lo imaginaba. Puede sentirse cómodo al habilitar los servicios de ubicación, por ejemplo, pero esa aplicación puede estar agrupando y vendiendo esa información. ¿Realmente desea que una empresa de servicios de datos sepa que visitó a cierto tipo de especialista legal o médico? ¿O que mientras profesas ser vegano a veces te escabulles un McDonald’s? Probablemente no.

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar la Stasi en nuestro bolsillo? Considere cambiar a un teléfono no inteligente. Antes de instalar una nueva aplicación, lea qué permisos está solicitando. ¿Ese nuevo juego fabuloso con gráficos increíbles realmente necesita acceder a tus mensajes privados? ¿O es realmente un frente para aspirar tus datos y venderlos sin que te des cuenta? Olvídese de Google Maps, o al menos minimice su uso, especialmente a pie.

Aprenda a usar la configuración de privacidad en su teléfono para controlar qué aplicaciones existentes pueden usar los servicios de ubicación. Las instrucciones son fáciles de encontrar en Internet. Pero no use Google o Chrome, el navegador de Google, para descubrir cómo evitar Google y Chrome. En su lugar, compre un servicio VPN para cifrar su actividad y cubrir sus pistas digitales. Use una aplicación de navegador de privacidad gratuita como DuckDuckGo que no lo rastree.

No podemos irrumpir en Silicon Valley, al estilo Normannenstrasse, para exigir la devolución de nuestros datos. Pero podemos tomar algunos pasos simples para tomar el control de la Stasi en nuestro bolsillo.”

2 COMENTARIOS

  1. Bienvenido al grupo de los que somos conscientes que los estados nos espían, mucho y desde hace muchos años… Enrique, yo no tengo smartphone y no vivo en una cueva, pero intento no abrir la puerta de atrás de mi casa a los intereses espúreos de las agencias de inteligencia, que son los que nos espían y están haciendo una base de datos gigantesca de todos los ciudadanos. Te falta por incluir en el análisis las fake news, en un 90 % provenientes de los estados, el uso de algoritmos y la capacidad de desconectarnos cuando quieran. Pretender que los que han montado estos sistemas sean los que lo solucionen es algo casi imposible…

  2. Gracias por tu punto de vista. Es cierto que vivimos epocas complejas y no se divisa un futuro claro, o porque no lo hay o porque aun no lo hemos hecho dado que estamos a mitad de película. Lo cual es particularmente frustrante para los que creemos que vivimos en democracias representativas donde los estados “nos protegen”. También soy consciente que el nivel de intrusión de los estados es muy variable, y también de la tentación del poder para usar la tecnología con objetivos de moralidad cuestionable o incluso casi delictivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enrique Titos
Enrique Titoshttps://www.elalcazardelasideas.es/
Enrique Titos Martínez, (Granada, 1960). Casado y padre de 4 hijos. Economista graduado en UAM Madrid, postgrado en IESE Business School y en Kellogg Business University (EEUU). Ha desarrollado una trayectoria directiva en seis grupos financieros, el último en Barclays Europa y siempre relacionado con áreas financieras, de tesorería y seguros. Actualmente realiza consultoría e inversiones en proyectos relacionados con cambio de modelos de negocio por razón de la tecnología, tras reorientarse con cursos sobre Fintech y Criptomonedas en el MIT, formaciones digitales y de consejos de administración en The Valley DBS y Escuela de Consejeros. Es Consejero Asesor en la empresa Fellow Funders, Consejero Independiente de QPQ Alquiler Seguro SOCIMI y promotor de Consejos Asesores de Innovación Abierta (CAIA) en compañías establecidas como CASER Seguros. Miembro del Consejo Académico de la Fundación Fide, Director del Grupo Dinero Digital y Sistemas de Pago de Fide, Jurado de los Premios Knowsquare y fundador del Club de Lectura Know Square, y del Cineforum Mensajes de Cine.

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

El retorno de la inflación

En este mismo blog hablé de los tipos de interés en dos ocasiones, al calor de los bajos niveles históricos que por distintas razones...

La paz justa de Wilson y el Tratado de Versalles de 1919

Cuando se avistaba la derrota de Alemania y sus aliados en los estertores de la I Guerra Mundial, era el momento para establecer las...

No es fácil saber vivir

No es sencillo saber cómo comportarse en sociedad, cómo interactuar con el resto de miembros del grupo, cómo afrontar los malos y los buenos...

China: tecno-socialismo e inteligencia artificial

El buen gobernante es amado y aclamado por sus súbditos.  El gobernante mediocre es universalmente temido.  El mal gobernante es generalmente despreciado. Como carece de credibilidad,...
Idiomas