Escenarios de la guerra en Ucrania

No habiendo conseguido la victoria rápida que pretendía Putin con la invasión, es el momento de pensar en escenarios de la guerra en Ucrania. Son escenarios que llamo Gana la Democracia (GD), Quid Pro Quo (QPQ) y Escenario Imprevisible (EI).

Impensable a comienzos de año, la guerra de Ucrania se desarrolla cada día de forma más alarmante. A la agresividad militar rusa, Occidente ha contraatacado con medidas financieras, comerciales, retirada de personas y empresas rusas de actividades en casi todos los países desarrollados. La Asamblea General de Naciones Unidos condenó con 141 votos la agresión de Rusia, con 5 países en contra y 34 abstenciones.  El pueblo ucraniano se está defendiendo con fiereza frente a un adversario mucho más fuerte militarmente.

Sin duda el pueblo ruso va a sufrir los efectos económicos del bloqueo comercial, financiero y de todos los tipos posibles de Occidente, pero la propaganda rusa en su territorio sin duda intentará acrecentar el sentimiento anti-occidental de la población, ocultando la verdad y culpando a Europa y a EEUU. Los oligarcas y sus círculos de confianza sí saben la verdad, pero por confianza o por sumisión a Putin, es improbable que ahora le abandonen.

Para empezar, cada día que pasa de guerra, las opciones “buenas” para Occidente se van reduciendo. No hay buenos escenarios de la guerra en Ucrania. Hay escenarios de mitigación e intento de recomposición, que pueden no evitar una guerra de mayor alcance a más largo plazo, pero que pueden parar la dinámica destructiva actual donde el conflicto se extienda sin control. Este sería el caso del Escenario Imprevisible.

Qué pretende Putin?

De cara a pensar en escenarios, hay que pensar cuales son las intenciones reales de Putin con referencia a Occidente y Europa en particular. Me aventuro a pensar que pueden ser las siguientes:

  • Putin quiere un cinturón de seguridad alrededor del territorio actual de países que se comprometan a no alinearse con la OTAN
  • Putin quiere recuperar los territorios de la antigua Unión Soviética incluyendo estados de la Unión Europea y bajo la protección de la OTAN
  • Putin quiere destruir el sistema democrático y económico de Occidente y Europa, incluyendo apoderarse de países no alineados como Finlandia o Suecia

Es todavía más complejo saber las intenciones de Putin en el contexto de las relaciones con China, cimentadas en los últimos años con declaraciones de una “amistad sin límites” y acuerdos como el contrato a 30 años firmado por Gazprom con China. En retrospectiva, todas estas señales son indicativas del plan de Putin de estrechar lazos políticos y económicos con China como paso previo para la guerra e invasión de Ucrania.

Ello convierte a China en un actor imprescindible en el desarrollo del conflicto, en cualquiera de los escenarios.

El escenario Gana la Democracia (GD)

El escenario Gana la Democracia es sencillo de entender: Putin sale derrotado de Ucrania.

En este escenario Rusia resultaría derrotada en su intento de culminar la invasión de Ucrania retirándose de la mayoría del territorio que hoy ocupa, quedando sólo en Crimea y en las zonas prorussas. Implicaría algo como volver a las fronteras de los acuerdos de Minsk de 2014.

El escenario de retirada de Putin de Ucrania es sumamente poco plausible, y más cada día que pasa de la guerra. Su determinación para apoderarse de Ucrania no se detiene en ningún medio, al calor de sus acciones y declaraciones. Solo una pérdida de apoyo interno en Rusia podría conseguir una reversión de los acontecimientos, pero Rusia no tiene líderes alternativos (Navalny está en la cárcel). Los rusos de a pie cada vez saben menos lo que pasa en el mundo, aún más con la retirada de los medios de comunicación occidentales y las sanciones que ha aprobado para quien difunda noticias no positivas para Rusia de la evolución de la guerra.

Que Gane la Democracia sería el resultado de una invasión que Putin no consigue culminar o que aunque destruya al gobierno ucraniano y tome el control del país, no consigue mantenerlo por la resistencia interior (al estilo de Afganistán). Es una situación improbable, porque Ucrania es una planicie y porque Putin pondría más fuerza militar en Ucrania que la que puso en Afganistán.

El escenario QPQ

Quid Pro Quo, significa «cosa que sustituye a algo equivalente o que se recibe como compensación por ello», según la definición de la Real Academia Española de la Lengua. Trasladado a conflicto actual, significaría que Putin obtiene lo que interpreta como una victoria, y que la guerra se limita a Ucrania y no se extiende a otros países de la frontera europea. Occidente ha decidido no intervenir militarmente en Ucrania, y el precio que paga Occidente por la no continuación de la guerra es que Putin se queda con Ucrania.

La opción QPQ implicaría que todas las partes ganan con respecto a los Escenarios Imprevisibles, salvo una que pierde en todos los casos: Ucrania, o al menos parte de su territorio. Aunque Ucrania ya ha perdido, habiendo sido devastada gran parte de su infraestructura física institucional y parte de la civil. Es un país de 44 millones de personas, de los cuales han salido 1,3 millones en ocho días.

La opción QPQ sólo sería válida en el primer escenario de las intenciones de Putin, ya que el segundo y tercero llevan a una confrontación directa con países alineados con la OTAN o que no han sido nunca parte del territorio ruso. Y ello pese a que Rusia nunca ha tenido una propuesta ideológica realizable y beneficiosa para el resto de los países, y de hecho ha sido un beneficiario de la occidentalización que le ha permitido poner en el mercado sus materias primas, su principal activo para el resto del mundo.

Parece que para que este escenario sea posible, el gobierno ucraniano debe caer, porque Putin no negociará con Zelensky, llegados a este punto. Es improbable que Putin se conforme con redibujar las fronteras de Ucrania tomando las zonas del Dombás y limítrofes. Se ha pasado ese punto.

En el escenario QPQ Rusia se queda con Ucrania, y no invade el resto de países limítrofes. Putin ha conseguido un doble objetivo: Ucrania, y la promesa de que el resto de países fronterizos que no son de la OTAN no se alinean con la OTAN.

Ello implicaría aceptar su estatus actual, y consolidar la neutralidad de los países no alineados. Ello podría hacerse a través de misiones de inspección conjuntas de la OTAN/Europa/Rusia para certificar su neutralidad armamentística.

Pero la clave está en China. ¿Cuáles son los intereses de China en los distintos escenarios de la guerra en Ucrania? El precio de su mediación aumenta cada día, ciertamente más para Europa, que lo necesita más que Estados Unidos. Porque las concesiones a China ha de hacerlas el que puede, Estados Unidos.

China pretende recuperar Taiwan y tener soberanía en el Mar del sur de China que es básico para la expansión internacional de su modelo económico y de influencia. Una solución QPQ podría ser un pacto con Estados Unidos para integrar a lo largo de un período a Taiwan, al estilo de lo que sucedió en 1997 y 1999 con Hong Kong y Macao. Entonces China pactó con Reino Unido y con Portugal el famoso handover donde durante os siguientes 50 años China respetaría el rule of law y el sistema democrático, tema que ha incumplido 20 años más tarde.

Aquí se trataría de pactar un plazo donde Estados Unidos pueda desarrollar el liderazgo estratégico en semiconductores que ha conseguido Taiwan, de forma que se equilibre esa balanza competitiva. El acuerdo AUKUS entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos puede haber sido visto de forma similar por China a la expansión de la OTAN en países de la antigua URSS, como el germen de la creación de una futura OTAN en la el pacífico y el Mar de China Meridional.

Este escenario QPQ debería cortar el escalamiento en Europa ya se detendrían las hostilidades al caso de Ucrania, Rusia habría conseguido revigorizarse en Europa y el pueblo ruso vería como una victoria y China habría obtenido compensación por su mediación.

El problema de esta solución QPQ es que Occidente ya ha expulsado a Rusia de la conexiones económicas globales  y ello sólo puede significar un viraje aún mayor hacia China de consecuencias aún más impredicibles a medio y largo plazo.

El escenario imprevisible (EI)

Para analizar Escenarios Imprevisibles hay que Pensar Fuera de la Caja (Thinking Out of the Box), una metáfora que significa pensar diferente, de manera no convencional o desde una nueva perspectiva.

Después de todo, como dice Emilio Lamo de Espinosa en su libro «Entre águilas y dragones», los europeos seguimos con una visión del mundo muy eurocéntrica y occidentalista, cuando las esferas de influencia se están desplazando a Asia y donde cada vez más contará Africa, por su potencia demográfica y riqueza de materias primas. Porque está sucediendo que el progreso que antes sólo existía en Occidente se está asimilando por países como mucha más población, y por tanto, el mundo fuera de Europa importa mucho.

El escenario pensar fuera de la caja implica que los acontecimientos se desarrollarán de una forma aún más desordenada, sea de acuerdo a un Grand Plan de Putin, con la aquiescencia de China, o que simplemente no son capaces de llegar a un acuerdo QPQ. En ello influye mucho la dinámica de los acontecimientos, que posiblemente no estaban previstos por Putin en cuanto a la reacción de Occidente, y la resistencia de Ucrania, que está encarnizando la agresividad de las acciones rusas.

En el escenario imprevisible estaríamos en el primer acto de una guerra de civilizaciones, de una parte, la democrática, heraldada por EEUU y Europa, y de otra parte, el autoritarismo tecnocapitalista de China, basado en el crecimiento a largo plazo y la expansión de su modelo económico en buena parte del mundo, lógicamente a costa del hegemón actual, Estados Unidos.

El rol de Rusia en este caso es el del lugarteniente estratégico de China en la parte occidental del continente euroasiático, desestabilizando Europa y pretendiendo convertirla en una suerte de moneda de cambio para China y Rusia. Rusia ya es un actor relevante en Oriente Medio con su alianza con Siria y su apoyo a Irán. La soft policy  de China a través de sus inversiones e infraestructuras en Africa le situan por encima de Estados Unidos en intereses económicos en el continente más poblado en 2050 y más rico en muchas materias primas.

Otra tesis muy relevante es que las materias primas que Rusia no venda a Occidente serán compradas por China y este es el gran deal estratégico que, además de la desestabilización de Estados Unidos, China puede pretender con sus acuerdos con Rusia. Podría pensarse que China ha dado mano libre a Putin en sus acciones en Europa.

Este es un escenario dramático para el mundo como lo conocemos e implicaría un conflicto abierto con OTAN y la necesidad de Estados Unidos de pronunciarse abiertamente en su política mundial, con hechos militares, ya no solamente con medidas económicas.

Conclusión

El mundo no volverá a ser el mismo, cualquiera que sea el escenario que se desarrolle de la guerra en Ucrania.

  • Las sanciones políticas y económicas permanecerán durante mucho tiempo lo cual consolidará un mundo más multipolar y sin consensos globales. La cooperación política, científica y económica quedarán afectadas.
  • El conflicto puede no detenerse en Ucrania, y escenarios militares de más alcance son posibles, con consecuencias impredecibles, especialmente para Europa.
  • La clave en la evolución está en hasta donde Putin y China están dispuestos a llegar y cuales son sus objetivos reales, una vez que el conflicto ya se ha iniciado.
  • La otra clave es cual será la actuación de Estados Unidos y qué puede realmente hacer sin implicarse de forma directa en una guerra con la segunda mayor potencia militar del mundo en armamento nuclear.

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enrique Titos
Enrique Titoshttps://www.elalcazardelasideas.es/
Enrique Titos Martínez, (Granada, 1960). Casado y padre de 4 hijos. Economista graduado en UAM Madrid, postgrado en IESE Business School y en Kellogg Business University (EEUU). Ha desarrollado una trayectoria directiva en seis grupos financieros, el último en Barclays Europa y siempre relacionado con áreas financieras, de tesorería y seguros. Actualmente realiza consultoría e inversiones en proyectos relacionados con cambio de modelos de negocio por razón de la tecnología, tras reorientarse con cursos sobre Fintech y Criptomonedas en el MIT, formaciones digitales y de consejos de administración en The Valley DBS y Escuela de Consejeros. Es Consejero Asesor en la empresa Fellow Funders, Consejero Independiente de QPQ Alquiler Seguro SOCIMI y promotor de Consejos Asesores de Innovación Abierta (CAIA) en compañías establecidas como CASER Seguros. Miembro del Consejo Académico de la Fundación Fide, Director del Grupo Dinero Digital y Sistemas de Pago de Fide, Jurado de los Premios Knowsquare y fundador del Club de Lectura Know Square, y del Cineforum Mensajes de Cine.

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

China: tecno-socialismo e inteligencia artificial

El buen gobernante es amado y aclamado por sus súbditos.  El gobernante mediocre es universalmente temido.  El mal gobernante es generalmente despreciado. Como carece de credibilidad,...

Las tecnologías exponenciales en el mundo del dinero

“El futuro llega más rápido de lo que crees” es el título del libro de Peter Diamandis y Philip Kotler, un libro dedicado a...

Contramedidas financieras de Rusia

Como consecuencia de la guerra económico-financiera (weaponised finance) declarada por las democracias occidentales a Rusia por la invasión de Ucrania, Putin anuncia contramedidas financieras...

El derecho a disentir

"El derecho a disentir" es el último libro de Mauricio Wiesenthal, profesor de historia de la cultura, que escribe con nostalgia sobre la Europa...
Idiomas