El Estado emprendedor

Este no es un libro reciente y Mariana Mazzucato toca un tema candente, de creciente importancia a medida que se confirma el valor exponencialmente creciente de los nuevos modelos de empresas que saben aprovechar la innovación tecnológica.

El “Estado emprendedor” se publicó en 2014 pero parece que haya pasado mucho más dada la vorágine de nuevos títulos y la rapidez con la que muchos de ellos quedan obsoletos. Mariana Mazzucato es una renombrada activista que realiza una reflexión profunda sobre el rol del Estado y su relación con la innovación en el sector privado. Académica de profesión, ha asesorado a empresas y gobiernos como el británico y a la Comisión Europea. Es también directora del Institute for Innovation and Public Purpose del University College de Londres.
A través de sus trabajos e investigaciones, ha buceado en el papel del Estado, especialmente en el caso de Estados Unidos, en el fomento de la innovación que ha dado lugar a ecosistemas de los que han surgido empresas como Apple, Facebook, Google, Amazon o Microsoft. Esta es la trama de “El Estado emprendedor”, una reivindicación del papel de los estados en los procesos previos al alumbramiento comercial de productos innovadores que se convierten en éxitos económicos para sus promotores. Es una reflexión que intenta reequilibrar las recompensas del éxito de una más forma amplia y distribuida de forma que el Estado no recoja solamente los platos rotos de las crisis cuando estas se producen.

Es un libro valiente porque se enfrenta a la concepción habitualmente extendida sobre donde se crea el valor en la economía. Su tesis es que el crecimiento y valor provocado por la innovación en las corporaciones debería ser más inclusivo, beneficiar al Estado a través de los impuestos y revertir más en salarios y en empleos de lo que lo está haciendo. Difícil tarea, ya que es conocido que la participación de factor trabajo en la renta nacional de cualquier país desarrollado no hace más que bajar en los últimos 50 años. 
En contra de la tesis liberal capitalista extendida de que el Estado ha de limitarse a un papel facilitador de la iniciativa privada, a amortiguar las externalidades negativas producidas tras las crisis (véase el caso de los rescates bancarios tras la crisis financiera de 2008) y de que el Estado no innova, o que mejor cuanto menos Estado, Mazzucato realiza un análisis detallado e incisivo del rol del gobierno de los Estados Unidos en ciencia básica y distintas tecnologías sin las cuales éxitos como el iPhone no hubieran sido posibles. 
La propia internet surgió de ArpaNet, una iniciativa de la DARPA (agencia de proyectos de investigación avanzada de la defensa de EEUU) para conectar los sistemas de satélites, que a su vez también dio lugar a los sistemas de geoposicionamiento (GPS).  Como se expone debajo, muchas de las tecnologías que dieron lugar al iPhone surgieron de los presupuestos públicos del gobierno de EEUU.
Según Mazzucato, “las habilidades de Apple se basaron sobre todo en su capacidad para a) identificar las tecnologías emergentes con un gran potencial, b) aplicar técnicas de ingeniería complejas para integrar con éxito esas tecnologías emergentes previamente identificadas, y c) mantener una visión corporativa clara que prioriza el desarrollo de productos basados en el diseño que tienen como objetivo la máxima satisfacción del usuario.”
Las tesis de Mazzucato son especialmente relevantes hoy, mucho más cuando las grandes empresas tecnológicas del siglo XXI están alcanzando una valoración económica sin precedentes en la historia empresarial, creando conglomerados localizados en los lugares más convenientes para pagar pocos impuestos, y además por su propia naturaleza generan pocos puestos de trabajo en los países donde se produce el valor fundamental de sus productos. En el caso de EEUU, donde las distintas agencias federales invirtieron de forma previa en la ciencia y tecnología el sector privado ha alumbrado productos que fundamentalmente benefician a los inversores en acciones.
Así, pese a que la producción y ensamblaje de los productos de Apple se produce fuera de EEUU, Mazzucato estima que más del 50% de su valor se produce en EEUU como consecuencia de las actividades de desarrollo, prototipación, marketing y talento ubicadas en este país. Casi el 60% del precio de los productos se queda en beneficios en Apple, que además paga impuestos reducidos por el propio sistema de tributación estatal en EEUU, diseñado para una etapa industrial donde los modelos de negocio implicaban más producción física. Combinado con las recompras de acciones por su enorme caja generada, los enormes salarios y bonuses de los altos directivos (según Mazzucato, los 9 principales directivos de Apple recibieron 411,5 millones de dólares, los directivos de alto nivel y los accionistas son los principales beneficiados del éxito y de la enorme valoración de Apple.
Y algo parecido sucede con la industria farmacéutica, que si bien invierte cantidades ingentes en I+D, es mucho más lo que invierte el estado en investigación básica, a través de universidades o centros estatales. Las inversiones del capital riesgo en biotecnología entran en la denominada fase dos, se apoyan en inversiones en ciencia básica de agencias y universidades americanas, con fuertes subsidios y desgravaciones a las startups o spinoffs de las universidades. Mazzucato cita puntualmente las actividades de agencias como la DARPA, ARPA-E que desarrolla ciencia básica en energías verdes (la siguiente revolución tecnológica), la ODA (ley de farmacos huerfanos) o la NNI (iniciativa nacional de tecnología). El sector privado digamos que “se apalanca” sobre ello de cara a capturar un valor desproporcionado, que cada vez menos en los últimos tiempos, revierte a las arcas estatales o en la sociedad a través de impuestos o puestos de trabajo. 
En un mundo globalizado donde los estados son nacionales mientras que los nuevos titanes son globales, “El Estado emprendedor” es una llamada a repensar la distribución del valor creado para reducir la creciente desigualdad. Los estados débiles que sucumban a la reducción de su tamaño verán reducidas las posibilidades de crear valor para sus poblaciones a largo plazo. 

“El valor a futuro estará ligada a la inversión en el I+D correcto en cada caso aprovechando las fortalezas propias de cada país y su modelo. “

Países como España tienen una indudable enseña en factores como su geolocalización, clima, cultura, en industrias como el turismo o la sanidad, o segmentos como la tercera edad. Hay que hibridar esos factores nativos o fortalezas con la I+D apropiada. Como dice Mazzucato, “no es sólo una cuestión de tamaño del gasto público, sino en el I+D adecuado creando el ecosistema adecuado. “
El Estado emprendedor es una llamada a contener la privatización continua de beneficios haciendo que el estado socialice las perdidas tras las crisis como se vio en la ultima crisis. En contra de lo que dice algún político, el estado somos todos, y por tanto el dinero público tiene dueño: los contribuyentes. 

Las tesis de Mazzucato son fuertemente cuestionadas por el pensamiento liberal, que también aporta sus puntos de vista de por qué la intervención estatal es nociva para el desarrollo de la iniciativa empresarial y de la innovación real en la economía. Para valorar esta opinión dejo aquí el análisis del Instituto Juan de Mariana realizó a propósito de la publicación del libro “El Estado emprendedor”. 

“La tesis liberal se concentra cree que hace falta menos estado para crear más valor, mientras que Mazzucato cree que el estado y sus habitantes han de participar más en redistribución del valor creado para que el sistema sea sostenible. “

Quizá otro punto débil de “El Estado emprendedor” está el que no considera los empleos indirectos y por tanto el valor que crea y los impuestos que pagan nuevas profesiones como consecuencia de los nuevos ecosistemas creados al calor de los nuevos modelos tecnológicos de negocio. Por ejemplo, según Andrés Oppenheimer en su libro “Salvese quien pueda!”, Apple ha creado con tu tienda de apps hasta 1,9 millones de puestos en EEUU, con lo que su cifra oficial de 76.000 empleados es un proxy equívoco de los puestos generados por Apple. 
Detrás de “El Estado emprendedor” hay todo un repensamiento de cómo se interpreta el valor en la nueva sociedad del siglo XXI. Su reciente libro, “The value of everything”, propone un pensamiento alternativo a asociación tradicional y mayoritariamente incuestionada de que valor es igual a precio. Pero este tema lo trataré en otro artículo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enrique Titos
Enrique Titoshttps://www.elalcazardelasideas.es/
Enrique Titos Martínez, (Granada, 1960). Casado y padre de 4 hijos. Economista graduado en UAM Madrid, postgrado en IESE Business School y en Kellogg Business University (EEUU). Ha desarrollado una trayectoria directiva en seis grupos financieros, el último en Barclays Europa y siempre relacionado con áreas financieras, de tesorería y seguros. Actualmente realiza consultoría e inversiones en proyectos relacionados con cambio de modelos de negocio por razón de la tecnología, tras reorientarse con cursos sobre Fintech y Criptomonedas en el MIT, formaciones digitales y de consejos de administración en The Valley DBS y Escuela de Consejeros. Es Consejero Asesor en la empresa Fellow Funders, Consejero Independiente de QPQ Alquiler Seguro SOCIMI y promotor de Consejos Asesores de Innovación Abierta (CAIA) en compañías establecidas como CASER Seguros. Miembro del Consejo Académico de la Fundación Fide, Director del Grupo Dinero Digital y Sistemas de Pago de Fide, Jurado de los Premios Knowsquare y fundador del Club de Lectura Know Square, y del Cineforum Mensajes de Cine.

Suscríbete a nuestra Newsletter


Loading

Otros artículos

Más información del autor

El retorno de la inflación

En este mismo blog hablé de los tipos de interés en dos ocasiones, al calor de los bajos niveles históricos que por distintas razones...

La paz justa de Wilson y el Tratado de Versalles de 1919

Cuando se avistaba la derrota de Alemania y sus aliados en los estertores de la I Guerra Mundial, era el momento para establecer las...

No es fácil saber vivir

No es sencillo saber cómo comportarse en sociedad, cómo interactuar con el resto de miembros del grupo, cómo afrontar los malos y los buenos...

China: tecno-socialismo e inteligencia artificial

El buen gobernante es amado y aclamado por sus súbditos.  El gobernante mediocre es universalmente temido.  El mal gobernante es generalmente despreciado. Como carece de credibilidad,...
Idiomas